Produce melancolía constatar que el correo postal, a día de hoy, se limita  a facturas, publicidad y poco más. Por eso despertó nuestra curiosidad encontrar en el buzón de El Recibidor un llamativo sobre naranja con el membrete de AD Architectura Digest (revista referente en decoración, arquitectura e interiorismo).

Recibir noticias suyas antes por correo convencional que por el electrónico nos estimuló la nostalgia (las entrañas de nuestro negocio) y nos ganó el corazón. En la carta se complacían en comunicar que El Recibidor había sido seleccionado para formar parte de la exclusiva Guía AD 2014, que contiene las direcciones de los mejores establecimientos de decoración y diseño de las cinco ciudades españolas más importantes. Ahora nuestro escaparate luce un distintivo que refleja esta elección, que sin duda nos anima a seguir mejorando y confirma que la correspondencia postal nunca perderá su magia.