Había caído la noche cuando el reloj marcó las 20:30h y daba comienzo el ritual que constata que El Recibidor finaliza su horario comercial. Se fueron apagando lámparas, equipos musicales, todo siguiendo una habitual coreografía que finaliza al cerrar la persiana... pero esa noche se quedó a medio bajar... ¿el motivo? ... solo decirles que nuestros muebles británicos volvieron a sentir unas melódicas voces con acento londinense ¿lo demás? lo demás es un pequeño secreto. Sshhhhhtttt...

Os dejamos la invitación, obra de Lidia y unas fotos del evento así como el video de la actuación. 

Más información sobre como asistir a estos exclusivos conciertos recurre al click