Hay quien nos considera curators del diseño, del mobiliario. Nos dedicamos a eso. Recuperamos el buen diseño de aquellos maravillosos años que nos han marcado y nos siguen influyendo a día de hoy pero el diseño del Mid Century Modern y todo lo que nos dieron los 50, 60 y 70 es mucho más que muebles maravillosos. En esta nueva etapa de El Recibidor y en estos 450 m² de local que tenemos entre manos, ahora nos rodeamos de mucho más. A nuestra propuesta le añadimos una cuidada y estudiada selección de pequeños objetos. Piezas de decoración de la época y otras de nueva creación. También hemos creado un universo único y especial de iluminación en el pasillo que conecta nuestro recibidor con el gran espacio del fondo de El Recibidor, ese gran zona diáfana en el que pensamos jugar y explorar mil y una posibilidades para estimularnos y estimularos a vosotros estéticamente con la belleza de cada pieza.

Nuestra cuidada selección de objetos, reúne piezas de aquí y de allá. Objetos que encontramos en nuestros viajes, objetos que nos llegan de un modo u otro y nos atrapan, nos seducen por sus formas, materiales, mensajes… Y por la pasión que sus artesanos ponen en cada uno de ellos. Son piezas únicas que para nosotros, no solo narran la historia de la pieza y sus creadores sino la nuestra propia porque siempre despiertan algo en nosotros que nos estimula de un modo u otro y nos hace reaccionar.

 

Laboratório d’Estórias

Sin duda en casa tenemos diseño portugués, no podía ser de otro modo. Ya lo dicen, todos barremos para casa pero Antonio nunca propondría algo que no mereciera la pena y sin duda, Laboratório d’Estórias debía tener su lugar en El Recibidor. Como buenos amantes de las historias, la de Laboratório la compramos y nos la quedamos. Se trata de un espacio experimental para el diseño que se inspira en las historias de la cultura popular portuguesa para reinventar los objetos tradicionales, utilizándolos para contar nuevas historias. Un proyecto en el que trabajan diseñadores, ilustradores, escritores y artesanos que apuestan por dar valor a cada una de las piezas.

En estos momentos en El Recibidor tenemos “El árbol y su pináculo”, el cuervoel cuenco “erizo” (ellos le llaman “Martinho y las Estrellas”) y los mirlos. Todas sus piezas se elaboran a mano artesanalmente por lo que unas de otras pueden variar ligeramente.

 

Tomado, estanterías metálicas de los años 50

Tomado es una empresa holandesa de utensilios de cocina que comenzó produciendo elementos funcionales como cuchillos, pequeños electrodomésticos y soluciones de almacenamiento. Pero su evolución en la época de la posguerra les ha llevado hasta el diseño de estas famosas estanterías metálicas, una pieza casi omnipresente en la mayoría de los hogares holandeses (y en los nuestros y de muchos otros países, también). Existen versiones pintadas en los colores primarios rojo-amarillo-azul asociados con el movimiento holandés De Stijl.

En El Recibidor tenemos toda la gama de estantería de pared.

 

Kay Bojesen, juguetes de los años 50

Piezas con alma y con sentido del humor, juguetes de madera que no son únicamente para los niños. Con los juguetes de Kay Bojesen, jugamos todos. “Las líneas necesitan sonreír” he aquí el lema del diseñador de esta firma danesa. Amén.

Nuestro producto estrella ahora mismo es el mono, una de las piezas más emblemáticas de Kay Bojesen, creada en 1951 pero de sus más de 2000 piezas de madera, únicas y artesanales, ¡nos las quedaríamos todas! Por el momento tenemos una estudiada selección que esperamos que cumpla con vuestras expectativas.

 

 

Laboratório d’Estórias, Tomado, Kay Bojesen… Tres de las muchas novedades que tenemos en casa. En la nuestra y esperamos que también en la vuestra. Lo decimos nosotros, lo dicen los demás. Las casas, los espacios… hablan de quienes los habitan. ¿Qué dice de vosotros vuestra casa? Tu casa dice mucho de tí. Estos objetos, lo dirán todo.

El Recibidor