Entrar en el nº 9 de calle Viladomat es  como hacerlo en el DeLorean. Una máquina del tiempo con cuatro paredes que propone a sus visitantes una experiencia visual, emocional y auditiva ¿se ha preguntado alguna vez a qué suena el vintage?